Inicio » Platos de Fondo » Salmón rosado a la parrilla

Salmón rosado a la parrilla

Salmón rosado a la parrilla
Un pez particular que nace en el río, migra al mar y regresa al río para tener cría. Así, habita con naturalidad aguas dulces y saladas, y su carne resulta suave, delicada y, sobre todo, sabrosa.
Rinde para: 4 porciones de 1 kilo
Tiempo:

Ingredientes:

  •   1 kilogramo de salmón fresco
  •    manteca perfumada

Preparación:

Para la parrilla no puede usar salmón congelado. Elija un buen salmón fresco, cortado en postas de 250 g, sin espinas y sin piel. Si compra 1 kg, comen 4 comensales. También se pueden usar los filetes. Como cada salmón pesa alrededor de 4 kilos, cada filete (medio pescado) rinde para 8 porciones.
Prepare el fuego con carbón de quebracho colorado, porque proviene de una madera dura, muy resistente, que hace brasas duraderas y produce un ahumado tenue, ideal para la delicadeza de esta carne.
Limpie la parrilla con cepillo de alambre para sacarle la grasa de asados anteriores. Luego, queme un rato los hierros, con abundantes brasas debajo. El pescado no debe ensuciarse con la grasa de otros animales.
Prepare una manteca perfumada: mezcle 100 g de manteca blanda con un ramito de romero y la ralladura de un limón. Haga un rollito y consérvelo en la heladera.
Pase un pincel con aceite sobre los hierros limpios, para evitar que el pescado se pegue. El fuego debe ser mediano. Esta es una carne delicada y no tiene que pasarse. Cocine las postas (rodajas) sobre la parrilla, a 40 cm del suelo, sólo 3. Mientras lo cocina, coloque en un costado de la parrilla unas rodajitas de limón y ramitas de romero. Lo irán perfumando. Dar vuelta y cocinar 3 más. El punto indicado es jugoso. Recocinado pierde todas sus virtudes.
Luego retire las postas, sálelas con sal marina y pincélelas con la manteca perfumada. Sírvalas enseguida acompañadas con un gajito de limón.

©Recetas.com.ec